Mientras seguimos esperamos todos los comentarios y recomendaciones de la Maria viajera que anda en un mega viaje de un mes por Asia, les traemos nuevamente una nota de escritores invitados: Gus y Moni. Gus es uno de nuestros hermanos y Moni es su mujer y parte de nuestra familia ya hace varios años. Como las ganas de estar siempre de viaje corre por la familia ellos también tuvieron la oportunidad de conocer muchísimos lugares interesantes, y el destino de hoy no se queda atrás: Marruecos.

Visita a Marruecos en 6 días

Marruecos es un país interesantísimo para visitar, con una mezcla de culturas antiguas como los bereberes con la árabe traída con las conquistas islámicas, y también influenciada por la cultura occidental al ser una de las más cercanas a Europa y América.

Es una visita que hicimos en el medio de un viaje a España. Como Marruecos era un lugar tan distinto, y el idioma podía ser un problema, no nos animamos a hacerlo por nuestra cuenta así que contratamos una agencia. Esta se ocupó de organizarnos la mayor parte del viaje, el cual consistía en volar desde Barcelona a Marrakech, hacer 6 noches recorriendo en auto el Este de Marruecos incluyendo las dunas desérticas de Erg Chebbi y finalizando en Fez, y de ahí tomar un avión de vuelta a España. La agencia se encargó de reservar los alojamientos con media pensión, nos asignó un guía que nos llevaba en una camioneta y nos explicaba y ayudaba con todo fuera de las ciudades de Marrakech y Fez, y también subcontrató al guía que nos llevó a recorrer Fez.

Día 1 – Marrakech

Marrakech es una ciudad bastante grande, aunque las principales atracciones se podrían llegar a cubrir caminando. Nosotros la recorrimos en un día (2 noches) pero también se podría hacer en dos. Nos quedamos en un Riad, que son casonas o mansiones antiguas en el medio de la ciudad donde solían vivir familias importantes, que luego se fueron mudando a las afueras de la ciudad y éstos, ahora funcionan como hoteles. El nuestro, el Riad du Rabbin, estaba decorado con un estilo muy autóctono con muchos azulejos, importantes lámparas de hierro, muy coloridas telas, y, como la mayoría de los Riads que vimos por internet, un patio interno central muy pintoresco. Estaba ubicado unas 10 cuadras al sur de la plaza Jemaa el Fna (centro turístico de la ciudad).

Acá va nuestro primer consejo: Recorran la ciudad y sus principales atracciones con un guía. Nosotros decidimos recorrer todo por nuestra cuenta, y luego nos arrepentimos ya que es muy interesante conocer la historia y costumbres de cada lugar y no es común encontrar placas descriptivas en inglés o castellano de las cosas que uno ve en los museos o Palacios. Además es complicado manejarse con mapas incluso si los tienen disponibles offline, porque la señal de GPS suele ser mala caminando por las calles estrechas con techitos de la medina, sumado a que es difícil encontrar un mapa que represente fielmente todo el entramado de callecitas y pasajes.

Palacio Bahia

Lo primero que hicimos fue ir caminando al Palacio Bahia, nos costó 10 dirhams (poco más de 1dólar) y vale mucho la pena, es un palacio con muchas salas pequeñas internas y patios muy lindos, especialmente una especie de jardín cuadrado y otro patio rectangular amplio todo revestido con cerámica y con una fuente en el centro. Pero lo mejor del palacio son la puertas y techos de combinaciones de yeso y madera finamente tallados al estilo marroquí como se ve en las fotos. Otra cosa interesante de ver son los vitrales de colores que hay en sólo unos pocos recintos del palacio.

 

Palacio Bahia

Palacio Bahia

 

 

Palacio Bahia

 

Tumbas Saadíes

Luego fuimos caminando a las tumbas Saadies. Otro lugar que hubiera sido muy interesante recorrer con guía, se puede ver en 30 minutos o menos. Es un complejo con tumbas de miembros de la dinastía Saadi repartidas tanto en jardines al aire libre como en salas cerradas y decoradas con el particular tallado marroquí, una de las salas del mausoleo principal es espectacular.

Más tarde decidimos saltearnos el Palacio El Badi, que es otra de las atracciones de la zona sur del centro, e ir directo a la zona de la medina. Nos manejamos caminando en todo momento, pero si uno no se siente confiado con el mapa o gps se puede tomar taxis tranquilamente. La plaza Jemaa el Fna está pegada a la medina y está llena de gente y movimiento a toda hora. Almorzamos en el Café de France, los platos clásicos son el tallín (una especie de cazuela de carne y verduras) y el cus cus. Lo mejor del lugar sin duda es la vista de la plaza desde el piso de arriba, la comida estuvo bien, pero según los locales ninguno de los restaurantes alrededor de la plaza prepara bien las comidas típicas.

Plaza Jemaa El Fna

Zoco en Marrakech

Paseamos por la medina, la cual puede resultar un poco laberíntica y caótica. Son callecitas estrechas llenas de mercados, o “zocos”, con vendedores que intentan ofrecerte cosas todo el tiempo. Caminando por allí, te inundan los colores y los aromas.

Es un excelente lugar para comprar todo tipo de especias, tes, artesanías, productos de cerámica y entrar en las herboristerías donde te ofrecen distintos productos de cosmética típica marroquí.  Entre los vendedores, encantadores de serpientes y los monos que se pueden encontrar en la plaza, por la tarde también empiezan a montarse los puestos de comida para aquellos arriesgados que les encanta probar las comidas típicas del lugar.

Zoco en Marrakech

Día 2 – Montañas del Atlas y Gargantas del Dades

Desayunamos en nuestro Riad, y Abdul, nuestro guía, nos paso a buscar temprano para empezar nuestro recorrido hacia el Sudeste.

Montañas del Alto Atlas

Fuimos atravesando las montañas del Atlas, contemplando las lindas vistas de montes y valles semidesérticos, cruzando pueblos en los cuales se asoman imponentes Kasbahs (son espacios fortificados de origen bereber). La primera parada fue el reconocido Kasbah de Ait Ben Haddou, Patrimonio Cultural de la Humanidad, famosa por servir de escenario para varias películas y series como Game of Thrones.

 

Kasbah de Aite Ben Haddou

Kasbah en Skoura

 

Luego recorrimos la ciudad de Ourzazate, que es como la Hollywood de Marruecos, ya que es sede de un gran estudio. Comimos en un restaurante con vista al lindo Kasbah Taourirt (no lo vimos por dentro) y seguimos camino por la ruta 10. Pasamos por el pueblo de Skoura que está en el medio de un valle de palmeras, donde hicimos una visita guiada al Kasbah Amridil, muy interesante ver el modo que se vive en estas especies de castillos de adobe de pequeñas ventas construidos pensados para refugiarse tanto de los cálidos días como de las frescas noches.

Finalmente llegamos a la zona del Dades, donde tomamos la ruta 704 que va recorriendo un valle entre sierras donde se ven más de los espectaculares paisajes donde se contrastan el color rojizo de la tierra con el verde oscuro de la vegetación de los Oasis, este probablemente haya sido el tramo más lindo del viaje en auto del día. En un momento el valle se va haciendo más estrecho hasta que se llega a la garganta del Dades, que es un cañadón por donde corre un río. Dormimos en el muy buen hotel Babylon Dades en el medio de la garganta.

Día 3 – Gargantas del Todra – Desierto de Merzouga (Erg Chebbi)

¡Llego el día más esperado del viaje, el día en que íbamos a dormir en el Desierto! Pero como las temperaturas ahí son muy altas y con la intención de poder ver el atardecer, recién íbamos a emprender nuestra aventura un rato antes de la caída del Sol. Desayunamos en el hotel con una espectacular vista de la garganta, y volvimos a la ruta con nuestro guía.

Seguimos atravesando la montaña, para llegar a las Gargantas del Todra, que están ubicadas en el lado este de las montañas del Alto Atlas. Cuentan con unos acantilados de muchísimos metros que, a uno, en comparación, lo hacen sentir muy chiquito. Caminamos un rato por ahí, y ademas de admirar el lindísimo paisaje, pudimos ver un poco de la vida local marroquí: mujeres y niños lavando ropa en la orilla del agua y los hombres guiando a sus cabras.

Gargantas del Todra

De ahí volvimos por la 704 hasta la ruta 10 y continuamos hacia el desierto. En el camino visitamos una de las tantas cooperativas de mujeres, donde tuvimos la oportunidad de probarnos sus ropas típicas, hacernos un tatuaje de henna y compartir con ellos un exquisito cus cus casero.

 

Tinerhir, camino a Merzouga

Y de ahí si partimos hacia el Desierto de Merzouga. Mientras esperábamos que preparen a nuestros dromedarios para salir tomamos el infaltable té de menta. Nuestras valijas las dejamos con los chicos de ahí, que nos las llevaron luego en una 4×4 hasta el campamento.  Ya subirse al dromedario es una aventura en si misma, ya que levantan primero las patas de atrás, por lo que, si lo hacen, recuerden agarrarse bien fuerte…. Otra recomendación, debido a las altas temperaturas es clave tener una botellita de agua y la cabeza tapada (Nosotros nos compramos los turbantes y allí los mismos guías nos ayudaron a ponérnoslos bien). El guía iba delante nuestro, y nosotros en filita detrás de él.

 

Erg Chebbi – Merzouga

Erg Chebbi – Merzouga

 

 

 

 

 

 

 

La paz que se siente al adentrarse en el desierto es inigualable y a cada paso es más impresionante ya que las dunas empiezan a hacerse más altas. Antes de llegar a nuestro campamento, hicimos dos paradas: una para sacar un par de fotos y otra para contemplar ahí el atardecer. Es increíble cómo va cambiando los colores de la arena. El mejor momento para sacar fotos, mientras los dromedarios aprovechan un rato para descansar también.

Luxury Camp Chebbi

Ya cuando terminó de caer el sol, llegamos al campamento. Hay varias opciones para elegir, pero nosotros fuimos al Luxury Camp Chebbi y lo super recomendamos. Ya al llegar nos atendieron cual reyes… nos estaban esperando con limonada fresca, té, y varias cositas para picar. Las tiendas son espectaculares: una vez adentro, uno puede fácilmente olvidar donde está ya que no tiene nada que envidiarle a un hotel en cualquier ciudad. Tienen un baño privado (Con agua caliente y todo) y la parte del cuarto es super amplia y cómoda. Nos sorprendió muchísimo que tuviésemos electricidad y que hayamos podido cargar los celulares.

Día 4 – Desierto de Merzouga (Erg Chebbi) – Fez

Despertamos bien temprano para poder ver el amanecer y luego desayunamos ahí. Teníamos dos opciones para volver: de nuevo hacerlo en dromedario o hacerlo en 4X4. Como el viaje que nos tocaba hacer luego hasta Fez era largo, optamos por la segunda opción, ¡y la verdad que estuvo muy divertido!

Erg Chebbi – Merzouga

Volvimos a encontrarnos con nuestro guía, y una vez más salimos con él con destino hacia Fez. El viaje es bastante largo. Atravesamos el Medio Atlas, un bosque de cedros y paramos a tomar un té en Ifrane, también conocida por su arquitectura como la “Suiza Marroquí” y finalmente llegamos a nuestro Riad en Fez.

Día 5 – Fez

Después de desayunar en nuestro espectacular Riad Almakan nos pasa a buscar el guía para recorrer Fez. Comenzamos conociendo el barrio judío. Primero una calle interna con casas austeras de madera las cuales muchas se notan que están intactas sin restaurar desde que fueron construidas. Al final de la calle tomamos la Rue Bou Ksissat volviendo hacia la medina, en el camino nos cruzamos con el Palacio Real de Fez, uno de los tantos palacios que el rey tiene en Marruecos. Está cerrado al público (dicen que están analizando abrirlo), pero tiene una entrada increíble con puertas enormes de bronce en arcos decorados con detalles de azulejos y madera.

Entrada Palacio Real – Fez

Luego atravesamos el muy lindo parque Jnan Sbil y llegamos a la Puerta Azul que es la entrada más reconocida a la medina. En comparación con la de Marrakech, la medina de Fez nos pareció más auténtica y los vendedores parecían menos desesperados por vender sus productos, quizás influía el hecho de que ahora estábamos con un guía.

Dentro de la medina arrancamos viendo el interesante reloj de agua del siglo 14. En frente de este entramos a la Madrasa (especie de instituto) Bou Inania donde se pueden apreciar los típicos arcos y techos de estuco y madera tallada.

Madrasa Bou Inania

Luego nos adentramos hasta el corazón de la medina donde en un momento se ingresa en una zona sagrada en la cual está la mezquita y mausoleo de Moulay Idriss, Emir del siglo VIII considerado el fundador de Marruecos, toda la zona está muy finamente decorada y se puede ver el interior de la impresionante mezquita desde la puerta, sólo se puede entrar si se es musulmán.

A continuación, el guía nos llevó a una madrasa de madera muy pintoresca, y finalmente fuimos a ver una de las famosas curtiembres, Chouara. Nos dieron un poco de menta para mascar y nos llevaron a un tercer piso donde se tienen espectaculares vistas de este patio enorme con los grandes tachos donde la gente prepara los cueros.

 

Curtiembre Chouara

 

 

Después de pasar por la tienda de la curtiembre, emprendimos la vuelta a nuestro Riad caminando por las entretenidas calles de la medina. El guía nos recomendaba no alejarnos mucho del hotel para comer a la noche, para evitar perdernos, así que antes de que anochezca fuimos a un restaurante que vimos en tripadvisor, el Café Clock, al cual se llega por un pasadizo oscuro que sale de una calle que está a un par de cuadras luego de la puerta azul. ¡Medio aventura encontrarlo, pero la terraza del lugar es increíble! Muy buena comida y ambiente, la forma ideal de terminar nuestra intensa visita a Marruecos.

La verdad que es super recomendable visitar Marruecos y hacer este recorrido, se puede apreciar la vida en dos de las ciudades más ricas culturalmente como lo son Marrakech y Fez, y también conocer las bellezas naturales que ofrece el interior con una forma de vida más relajada y aun más en contacto con las costumbres más antiguas; ni hablar que es el destino perfecto para conocer un desierto de dunas espectaculares sin complicaciones para acceder al mismo como puede pasar en otros destinos, ya que Erg Chebbi está a una distancia razonable de Marrakech para ir en auto.

Les dejamos los links de los hoteles donde estuvimos y de la Agencia que usamos para organizar gran parte del viaje y los cuales recomendamos.

HOTELES

AGENCIA: VEN A MARRUECOS: http://www.venamarruecos.com/  

Gracias Gus y Moni!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *