Camino a San Francisco

    El viaje empieza al arribar al Aeropuerto de Los Angeles, alquilando un auto y agarrando la ruta 101 que es la que se dirige a San Luis Obispo, a partir de la cual se puede agarrar la ruta 1 que es la que irá bordeando la costa. Como el trayecto hasta San Francisco es muy largo, convendrá hacer una parada en el medio. En este caso elegimos como punto para dormir San Simeón.

    San Simeón es un pueblo muy chico. No ofrece mucho para hacer en el pueblo, pero tiene un tour al castillo de Randolph Hearst, heredero magnate de la Minería y famoso dueño de medios del siglo XX. Se dice que la película Citizen Kane (el Ciudadano) se inspiró en él y Xanadu (palacio de la película) en este fastuoso castillo. Para llegar al Castillo hay que sacar ticket en el centro de turismo al lado de la ruta 1, y los encargados llevan en colectivo a los turistas montaña arriba hasta la mansión. Vale aclarar que no se puede llegar en auto; sólo con el Bus del tour. Cuando se va arrimando a la cima empieza a aparecer la construcción, y es verdaderamente un castillo. Con obras traídas de todo el mundo y de todas la épocas (griega, romana, española, etc), y muy bien mantenido. El tour es guiado y dura aproximadamente 2hs. Vale mucho la pena hacerlo, es impresionante los edificios, la tierra, la historia y la vista que tiene.

Hearst Castle

Hearst Castle

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Luego de haber dormido en alguno de los Inns’ de San Simeon, retomamos la ruta para hacer descansados el mejor tramo de la ruta. A partir de San Simeón y hasta Monterrey se extiende la ruta al lado del mar y bordeando la montaña. La vista es increíble, difícil de comparar con alguna otra. Vale tener el tanque lleno, porque no hay muchas estaciones en este tramo, y  tampoco hay mucha señal de celular (el Waze/google maps tienen bastante memoria y por suerte andan bien con esta señal intermitente). Vale la pena arrancar temprano así no hay mucho tráfico (no se puede adelantar mucho los autos en la ruta), y poder parar en algunos sightseeing points. Cerca de Monterrey está el pueblo Carmel by the Sea, que es bastante pintoresco y se puede pasear un poco por sus calles (Clint Eastwood fue alcalde del mismo). A partir de Monterrey se puede elegir seguir por la ruta 1 por la costa, o se puede ir directo por autopista por adentro para llegar más rápido a San Francisco. Ya en San Francisco se puede parar y devolver el auto y descansar para el próximo día.

El primer día de San Francisco se puede dedicar para recorrerla a pie. Se puede arrancar por el China Town. Empezando desde el Dragons Gate ubicado en la calle Bush y Grant Avenue , se puede caminar por Grant Avenue hacia Broadway, parando a comer algo en la Eastern Bakery y observando la St Marys Church, entre los locales y la arquitectura china de la zona. Por Broadway se puede retomar y volver por la Stockton St, una calle muy interesante con muchos Mercados chinos. Vale la pena perderse un poco por los pasajes internos donde se encuentran la Golden gate fortune cookie Factory (en Ross Alley), y por la Waverly place, donde se camina más tranquilo y se aprecia más los edificios de arquitectura china.

    Terminado el China Town, nos podemos dirigir a Union Square. Dicha plaza se ubica en la zona más céntrica de San Francisco. Se pueden visitar varias tiendas de compras para quienes estén interesados en hacer un poco de shopping. También se ubica el hotel St Francis, con un lobby muy lindo que se puede entrar a visitar. Desde la plaza se puede agarrar la Maiden Laine, calle de tiendas, hasta la Marketplace Street. En la conjunción de estas dos calles se encuentra el Palace Hotel, otro hotel muy interesante para recorrer su lobby lujoso y gran restaurant bien decorado. Luego yendo por la calle Marketplace se puede bajar hasta el Ferry Marketplace building. En dicho edificio, ubicado sobre la costa, se celebra el Mercado de Farmers de la ciudad. Si se está en horario y en el día indicado, vale la pena recorrerlo y aprovechar para almorzar ahí a buen precio y alimentos frescos.

Ferry Marketplace

    Una vez recorrido el Market, se puede aprovechar la tarde para volver por Marketplace Street y pasar por alguna de las calles que nacen de ella para recorrer el centro financiero y Jackson Square. En la calle Columbus Avenue hay un lindo café, que fue propiedad de Francis Ford Coppola, con buen café espresso y decorado con muy buenas fotos de Francis Ford y sus películas. Luego de recorrer un poco esta zona nos podemos trasladar al Museum of Modern Art de San Francisco, que queda a 5/10 min de allí. Este es un muy buen y reconocido museo de arte moderno, con cuadros, esculturas y otras obras. Una vez terminado el mismo, capaz ya se puede descansar en el hotel e ir pensando en la cena.

    El otro día se puede arrancar con la visita a Alcatraz. La ofrece Alcatraz Cruises (única empresa que la provee), y la terminal se encuentra en el Pier 33. Se pueden comprar tickets ahí, pero es recomendable comprarlos en la página online con días de anticipación, ya que es una visita muy demandada (top en USA) y hay cupos limitados. Lo mejor es tratar de ir a primera hora de la mañana, ya que avanzado el día se puede poner muy concurrido (no hay límite de horas para permanecer en la isla) o muy caluroso. La visita es muy interesante e informativa (es con audioguia que la va manejando uno mismo); no habría que perdérsela. Dura aproximadamente 3hs entre el traslado a la isla, la visita guiada, el recorrido, y la vuelta.

                                                                                                                            

    La tarde se puede aprovechar para recorrer Nob Hill y bajar hasta la costa pasando por Russian Hill. Para arrancar, se puede tomar algún tranvía hasta la calle California St. En este punto vale aclarar que los tickets de los tranvías históricos se pueden comprar en las estaciones pero también con cash en el mismo tren; así que no pierdan el tiempo haciendo mucha fila para subirse. Sobre la misma California Street, vamos a encontrar el característico e imponente hotel Fairmont, por donde han pasado muchas personalidades importantes a lo largo de la historia. Se puede entrar sin problema a ver el lobby, y pasar por el pasillo de las fotos históricas de las estrellas y hechos importantes que sucedieron en el hotel. También tiene una terraza afuera donde se puede tomar un café con una vista de la ciudad. Desde el Hotel, caminando una cuadra, nos encontraremos con la Grace Cathedral, donde se puede entrar a ver la gran catedral por dentro. Enfrente de la misma también está el teatro The Masonic, donde suele haber eventos/shows si uno quiere revisar si hay algo que interese. Desde la salida de la catedral, se puede ir bajando por Taylor Street apreciando el Nob Hill, uno de los barrios exclusivos y característicos de SF, con su calle en bajada.  En la Washington Street uno puede doblar a la derecha y dirigirse al Cable Car Museum, un pequeño museo gratis donde se encuentra exhibido el corazón de los tranvías de la ciudad, las guías y poleas que generan el movimiento de los

Cable Car Museum

mismos y sus diferentes líneas. Enfrente del museo hay un café pintoresco llamado Gallery Café donde se pueden descansar los pies y tomar un café. Desde allí nos podemos dirigir a ver la bajada característica de la calle con curvas de Lombard Street, punto turístico de la ciudad. En esa zona, hay lugar no muy conocido pero muy bueno, que es el centro de arte de San francisco, donde se encuentra el gran mural “Making of a Fresco” de 1931 de Diego Rivera (conocido artista pareja de Frida Kahlo). Una vez terminado esto, si uno se dirige hacia la costa a esa altura, llegará al centro Ghirardelli, donde se venden desde chocolates hasta helados. Y desde allí, encarando por la calle Jefferson o la Beach Street (ambas con shops para recorrer), se puede llegar al reconocido Pier 39, con sus restaurantes y comercios. Hay que tener en cuenta que todo este recorrido puede llevar esfuerzo, y algunos intermedios se pueden acortar con el uso del tranvía público.

“The making of a fresco”

Seattle

    A Seattle se llega por avión al International de Seattle-Tacoma. Desde el mismo, hay una línea (la Link Light Rail) muy cómoda, que en 35/40 min nos deja en el downtown. Es barata y cómoda para viajar con las valijas, se pueden comprar los tickets con cash o tarjeta en la misma estación del aeropuerto. Desde el downtown, y una vez asentado en el hotel, se puede tomar el monorriel (Seattle Center Monorail) que va hacia el Seattle Center, donde se puede subir a la Seattle Needle (está abierta hasta la noche). Tener en cuenta que al sacar los tickets de la Needle, puede haber una buena oferta que por un buen precio vende entradas en conjunto para otras atracciones.

    Para arrancar el día en Seattle se puede empezar por el Seattle Center. Allí se puede hacer el Chihuly Garden and Glass, un increíble museo de imponentes esculturas hechas con vidrios de colores del artista Dale Chihuly. Se puede hacer en una hora. Luego del mismo nos podemos dirigir al Pop Museum, ubicado a dos cuadras. Este museo presenta salas de Música (Rock, Pop, etc), películas, y otros motivos Pop. También tienen exposiciones temporarias muy interesantes. Los shops están buenos para visitar con mucha variedad de cosas. Puede llevar una hora / hora y media. A la salida, se puede ir hacia la costa por la Broad St. En el camino nos encontraremos con el Olympic Sculpture park, por el cual se puede descender a la Alaskan Way, calle por la cual caminaremos por la costa hacia el Pike Place Market. En este gran mercado se puede comer algo al mediodía, presenta opciones variadas de Seafood entre otras comidas. Tiene variadas mercaderías de comida u otros artículos para pasearlo un rato. Dentro del mismo se encuentra la Gum Wall (es un pasaje casi escondido entre el mercado y el mar). También está el local original de Starbucks (siempre con mucha cola; se puede pasar y verlo desde afuera).

    El otro día en Seattle se puede empezar haciendo el Undeground Tour, ubicado en la Pioneer Square. Hay horarios casi todo el día. Realizan un tour por la zona del Pioneer Square (zona donde se inició la ciudad), y por lo pasadizos subterráneos, los cuales fueron las calles iniciales de la ciudad. El guía mientras se recorre va contando la historia de los inicios de Seattle y de los personajes más importantes. Es un interesante tour con muy buenos guías. Al finalizar, se puede aprovechar para hacer caminata por el downtown de Seattle (el recorrido nro 1 de la página The Seattle Times es muy bueno). Si se quiere tener otra vista de la ciudad desde arriba, el edificio Columbia Center (solía ser el más alto de la costa oeste) ofrece un mirador (para el cual hay que pagar). También se puede pasar a visitar el museo de la historia de la minería de oro de la ciudad, ubicado en el Cadillac Hotel, el cual es de libre acceso y cuenta los inicios de la ciudad y cómo nació con la minería. La librería Public Library es un buen edificio del cual apreciar desde afuera su arquitectura, y se puede entrar a ver la enormidad de libros que almacena la misma. Cuidado una vez que se entra, es difícil ubicarse luego y salir. Por la tarde, podemos aprovechar el Art Museum de Seattle. Tienen grandes colecciones de todo tipo, mucho moderno, y buenas exposiciones temporarias. Si en alguno de los dos días se quiere realizar alguna actividad nocturna, los teatros Paramount y 5th Avenue suelen ofrecer buenas obras. Además de ello, es muy lindo observar los interiores de ambos, ya que datan de los años 20 con una cantidad importante de detalles.                          

                       

Luego de Seattle, partimos para Portland, Oregon. Está la opción de ir en Bus o tren. El tren Amtrack es una gran opción. Ambas estaciones del mismo son lindas, limpias y céntricas; fue muy puntual y ordenado; barato (25usd para un viaje de 3 hs); y se puede apreciar la buena vista del agua (hace un poco de costa) y los bosques de Oregon. La estación en Portland es la Union Station y está a unas cuadras del centro.

Tacoma Bridge

El día de llegada a Portland se puede aprovechar para recorrer un poco el centro, arrancando desde la Pioneer Courthouse square. Una caminata a hacer es por el Pearl District, alrededor de la avenue 9th y la 10th, ida y vuelta. Por allí se encuentra la

Powells Books

librería más grande de USA, Powells Books, vale la pena entrar un rato a ojear. Luego se puede probar una doughnut es la reconocida tienda Voodoo Doughnut. Desde allí se puede bajar al centro por la Broadway Ave, donde se encuentran grandes hoteles y tiendas. La tarde se puede dedicar al museo de arte (Portland Art Museum). Déjenle un par de horas, porque es bastante grande y tienen todo tipo de arte, desde clásico a moderno.

El otro día de Portland se puede empezar por la mañana en el Japanese Garden. Está ubicado sobre la montaña lindante a la ciudad, así que es recomendable tomar un Uber o taxi si no se está con auto. Puede valer la pena ir temprano, porque luego se empieza a llenar. El parque es muy lindo, y tiene una excelente vista de la ciudad desde los diferentes escenarios japoneses. Luego del parque, a unos minutos de auto (no se llega caminando porque está a varias cuadras y en subida), se puede visitar la Pittock Mansion. Es una mansión muy bien mantenida y amueblada, donde se puede observar cómo era la vida de la alta sociedad en los comienzos de Portland. También posee la mejor vista de la ciudad desde el jardín de la mansión. Por la tarde se puede volver a descender a la ciudad. Vale la pena aclarar que para movilizarse entre el Garden y la mansión, la mejor opción es el Uber, porque no transitan taxis por allí y los colectivos están muy a trasmano. Ya de vuelta en la ciudad, por la tarde se puede visitar Lan Su Chinese Garden. Es un jardín chino muy bien armado, con diferentes ambientes. Se recorre en aproximadamente una hora. Desde él se puede bajar luego hacia la ciudad, asomándose un poco a la costa para ver el paseo de árboles al lado de la misma, y agarrar una foto del típico cartel de neón de Portland. Vale avisar que por esta zona del barrio chino es donde más homeless’ se pueden encontrar, aunque igual no hacen nada. Si queda más tiempo, se puede bajar un poco más por la costa, viendo los característicos puentes de la ciudad, y llegar al Tom McCall Waterfront park.

 

Lan Su Chinese Garden

Japanese Gardens

                                         

 

 

 

 

 

 

 

Para dejar Portland, hay un tren que atraviesa la ciudad, para el cual hay autoservicios para sacar ticket, y que vá directo al aeropuerto. El recorrido desde la Pioneer Courthouse Square hasta el aeropuerto es de 35/40 min aproximadamente.

Otros tips: se puede probar las geniales hamburguesas de Killer Burger; o los diferentes foodtrucks que hay por toda la ciudad. También hay varios lugares de comida japonesa, china, y vietnamita por la gran influencia de estas comunidades en la ciudad.

LOS ANGELES

    El último tramo del viaje se puede dejar para Los Angeles, aprovechando que suele ser la ciudad desde la cual salen los vuelos de vuelta. En este caso elegimos estar un día y medio, lo cual no es mucho. El día de llegada se puede dedicar la tarde a visitar el Getty Center, un gran complejo ubicado en la montaña de Los Angeles, donde se encuentran importantes obras de arte, grandes vistas de la ciudad y lugares para tomar café o comer algo simple. Para llegar al mismo se puede utilizar un Uber que nos deja al pie del complejo, y desde allí hay un monorriel gratis que alcanza a la gente hasta la cima en donde se ubica el complejo. Una vez allí se puede visitar el museo grande que contiene, y tomar un café apreciando la gran vista de la ciudad que tiene. Todo esto (monorriel, museo y visita) no tiene costo.

                          

    El día completo para LA se puede arrancar con el paseo de las estrellas en Hollywood. Comenzando desde la esquina de Hollywood Blv y LA Brea, y caminando hacia el Este hasta la calle Cahuenga. Dentro de esta caminata se encontrarán los highlights, que son las manos de las estrellas gravadas en el frente del Chinese Theater, el teatro en sí, el dolby Theater, y el Mall Hollywood and Highland. Desde las escaleras del primer piso del Mall se obtiene una buena foto del característico cartel de Hollywood. Otros puntos interesantes a ver en este recorrido son: el Hotel Hollywood Roosevelt (se puede pasar a ver el pintoresco lobby); el Teatro El Capitán, y el Egiptian Theater. Si se está con tiempo se puede mirar una película dentro del Chinese Theater (tener en cuenta pedir por la Sala principal ya que hay varias). En las diferentes cuadras también hay varias buenas casas de souvenirs y lugares para tomar algo. Los fines de semana hasta se puede encontrar un Farmers Market que colocan en algunas calles perpendiculares del Hollywood Blvd. Al finalizar en Hollywood Blvd y Cahuenga, se puede caminar dos cuadras hacia el sur hasta la esquina de Cahuenga y Sunset Blvd, donde está la casa de discos y libros más grande de USA, Amoeba Music. Allí se encuentran interesantes cosas vintage a muy buenos precios.

    Para cerrar el día en LA se puede aprovechar para conocer la playa de Santa Monica, junto a su característico Pier (muelle). Caminar un poco por la costa, y luego subir hacia la esquina de Wilshire Blv y 3rd Street. Desde esa esquina arranca una peatonal que se dirige hasta el shopping Santa Monica Place. A lo largo de esa peatonal hay varios locales reconocidos de ropa y electrónica. Se puede aprovechar para cerrar el viaje haciendo las compras que quedaron pendientes. También para cenar, hay varios restaurants para elegir.

Dato para LA: las distancias a recorrer son muy largas, es una ciudad demasiado ancha y con no muy buen transporte público, por lo cual hay que estar preparado para tomar bastantes taxis/Ubers si no se está con auto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *